domingo, 11 de febrero de 2018

Pasta rellena de setas con salsa de tomate al romero

 Este plato se me ocurrió un día viendo en una tienda la pasta de colores, inmediatamente me puse en marcha y pensé en lo bien y sabroso que quedaría este plato jugando de alguna manera con los colores de las setas y los de la pasta. Si a ello añadimos una rica salsa de tomate casera con un poco de romero,  el resultado será perfecto



Ingredientes:
·       Pasta de colores para rellenar
·       Setas (C. cibarius, C. cornucopioides,  C. tubaeformis)
·       Ajo
·       Nata
·       Queso parmesano
·       Sal
·       Un bote de tomate natural
·       Cebolla
·       Laurel
·       Romero

Elaboración:

1.      Cocemos la pasta en agua abundante con sal y una hoja de laurel.
2.   Mientras cocinamos las setas con un poco de ajo picado, cada una por separado, cuando haya desaparecido el agua de cocción, añadimos la nata, salamos al gusto y dejamos que espese ligeramente.
3.    En una sartén ponemos cebolla picada,pochamos hasta que esté blanda y añadimos el tomate, la  sal y un poco de romero. Lo dejamos hacer lentamente y pasamos por la batidora.
4.    Por último rellenamos la pasta, combinando los colores de la pasta y las setas.

Montaje:

Emplatamos poniendo un fondo de la salsa de tomate y la pasta rellenada con las setas, espolvoreamos con queso parmesano y servimos.



Imprimir artículo

sábado, 20 de enero de 2018

Jabalí guisado con setas y castañas


Tenía pendiente de publicación esta receta desde hace ya unos meses, y con ello el agradecimiento a mi amiga Ana Gutiérrez que me “donó” la exquisita carne de jabalí con la que he cocinado este plato digno de los paladares más refinados. 




Ingredientes:


  • Jabalí
  • Castañas
  • Setas, las que la naturaleza o el super nos ofrezcan.
  • Hierbas aromáticas al gusto
  • Puerro
  • Zanahoria
  • Leche
  • Vino tinto
  • Caldo de carne
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Sal
Elaboración:

1.- Maceramos la carne de jabalí en leche durante un par de horas, esto hará que quede más blanca y suave.



2.- Escurrimos la leche, en una olla ponemos de nuevo la carne, puerro o cebolla y zanahoria en trozos, agregamos hierbas aromáticas de nuestro gusto y  vino tinto en abundancia y dejamos macerar durante 48 horas.



3.- Ponemos unos cuantos Boletus secos a rehidratar.



4.- Sacamos los trozos de carne, ponemos en un escurridor, secamos con un paño de cocina o papel absorbente, enharinamos y freímos en aceite de oliva. Reservamos.


5.- En una olla pochamos puerro y zanahoria, agregamos la carne, hierbas aromáticas, el caldo de carne, el agua de rehidratar los Boletus y el líquido de la marinada. Salamos al gusto. Se pueden aprovechar también las verduras de la marinada, yo he puesto unas nuevas.  Dejamos cocinar a fuego lento durante una hora y media, removiendo de vez en cuando y añadiendo más líquido en caso de que la salsa espese mucho.






6.- Mientras se cocina, pelamos las castañas que añadiremos 20 minutos antes de la finalización del guiso. Rectificamos la sal y pimienta.



7.- En una sartén salteamos algunas setas para acompañar, en esta ocasión he usado C. cibarius, Boletus y Champiñón pero se pueden usar las que se hayan recolectado. Salamos al gusto.


8.- Servimos los trozos de jabalí junto con las setas y las castañas, podemos decorar con un poco de perejil picado, cebollino u orégano fresco.


Imprimir artículo

jueves, 11 de enero de 2018

El mercado del tren (Mae Klong) de Tailandia



El mercado del tren (Mae Klong) de Tailandia, se encuentra aproximadamente a una hora de distancia de Bangkok, dependiendo del medio de transporte que se utilice. En nuestro caso, para no perder tiempo contratamos un taxi. Y si observáis la fotografía, el taxista tampoco quería perderlo ya que conducía mientras usaba dos móviles a la vez, uno de ellos sujetado al volante.



Tal vez alguien se pregunte porqué los comerciantes deciden montar un mercado literalmente encima de las vías del tren, pues bien, sucedió justo al contrario, el mercado estaba en ese lugar cuando en 1905 llegó el tren, a pesar de ello, los vendedores decidieron permanecer ahí, lo que lo convierte en  un espectáculo único en el mundo que se repite varias veces al día.





Llegamos una hora antes de que pasase el tren, tiempo que dedicamos a pasear, observando el ir y venir de compradores locales y turistas que se mezclan y caminan a través del único espacio vacío que es ni más ni menos que la vía del tren.




A diferencia de otros mercados que he visitado, nada está preparado para el disfrute del turista, los alimentos expuestos: carnes, pescado, verduras, especias… está dirigido a la venta de los locales. Es auténtico y tanto vendedores como compradores no muestran ningún interés en los turistas que transitamos entre ellos, entorpeciendo en muchas ocasiones el devenir diario.





Observad bien la fotografía siguiente en la que veréis una hermosa cesta llena de Auricularia auricula-judae (Oreja de Judas).  


Varias veces al día, cuando se acerca la llegada del tren, el número de turistas aumenta, sabemos que vamos a vivir un momento único y diferente. Los 200 m. del recorrido  sufren una transformación sorprendente, en pocos minutos, los toldos se pliegan y las mercancías desaparecen como por arte de magia, para reaparecer con la misma rapidez una vez que pasa el tren.





Sin lugar a dudas ha sido uno de los mejores momentos que he vivido en este viaje y que permanecerá en mi memora durante mucho tiempo como una extraordinaria experiencia. 

A continuación os dejo un vídeo con el que podréis ver mejor todo lo que os he contado.




Imprimir artículo