jueves, 16 de octubre de 2014

Clitopilus prunulus con patatas


Fieles a su cita anual ya están aquí las Clitopilus prunulus, también conocida como chivata, panadera o molinera, el primero de estos nombres, como ya os he comentado, hace alusión a que en el lugar en el que nacen también suelen aparecer Boletus, los otros dos se refieren a su aroma a harina, un aroma inconfundible y que una vez que se siente nunca más se olvida.

Os recuerdo que existen Clitocybes blancos muy tóxicos con los cuales se puede confundir, confusión que como mínimo nos llevaría al hospital. 

Para los que la conocemos bien y consumimos desde hace años es considerada como una de las especies más apreciadas en la cocina, como alternativa podéis usar champiñones cultivados que no son tan sabrosos pero que no nos darán ningún disgusto.



Ingredientes:

  • Setas. Clitopilus prunulus
  • Patatas
  • Jamón
  • Espárragos
  • Azafrán
  • Puerros
  • Caldo de carne
  • Nata líquida
  • Aceite
  • Pimienta
  • Laurel
  • Sal

Elaboración:

1.  Preparamos un caldo de carne con unos huesos de ternera, si es de nuestro agrado podemos poner unas hojas de laurel.

2.  Limpiamos bien las setas con mucho cuidado ya que su fragilidad puede llevarnos a romperlas. Reservamos.

3.  Pelamos y cortamos las patatas en trozos, las cocemos durante diez minutos.

4.  Mientras en una cazuela con un poco de aceite de oliva salteamos el puerro durante unos minutos, a continuación agregamos el jamón cortado en trozos pequeños, las puntas de los espárragos, las patatas escurridas, las setas y el caldo de carne.  Salpimentamos y echamos el azafrán. 

 

5.  Dejamos cocer a fuego lento hasta que vaya reduciendo, añadimos la nata líquida, esperamos a que la salsa se espese y servimos bien caliente.




Una vez más recurro a unos de mis buenos amigos para dejaros una fantástica y didáctica foto de la seta empleada.



Imprimir artículo

viernes, 10 de octubre de 2014

Tarta salada de Boletus erythropus


Esta será la primera receta que publico con B. erythropus, una seta que no se recolecta con mucha frecuencia y que al menos por mi zona es abundantísima. Es rechazada en muchas ocasiones por el cambio de color que sufre al más mínimo roce y también cuando se corta, probablemente herencia de la falsa creencia de que las setas que cambian de color no son comestibles, como dato os diré que la pérfida Amanita phalloides no cambia de color y sin embargo es mortal. Aún así debemos tener cuidado y consumirla sólo cuando estemos completamente seguros. 


La masa, la he comprado hecha ya que en estos días, además de tener mucho trabajo, casi todo el tiempo libre que me queda prefiero dedicarlo al monte que a hacer una masa que por otra parte se puede adquirir a buen precio y de bastante calidad.  




Ingredientes:
  • Boletus
  • Masa brise
  • Jamón York
  • Queso de Arzúa
  • Queso rallado
  • Huevos
  • Nata
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Nuez moscada


Elaboración:

1.  Limpiamos bien las setas, cortamos en láminas, pasamos por la sartén con un poco de aceite de oliva y reservamos.


2.  Extendemos la masa sobre un molde resistente al horno, colocamos una buena capa de garbanzos e introducimos en el horno durante 15 minutos a 180º.

3.  Mientras se cocina la masa, batimos cuatro huevos, añadimos 250 grs. de nata, la nuez moscada recien rallada y mezclamos bien. Salamos al gusto.

4.  Sacamos la masa del horno, retiramos los garbanzos y rellenamos. En primer lugar la nata y los huevos, a continuación las lonchas de jamón y el queso, finalizamos con las láminas de setas y un poco de queso rallado.

5.  Introducimos al horno sobre 20 minutos a 180º. Estaremos pendientes para que no se nos pase. Puede ser necesario poner un poco de papel de aluminio en los bordes para que no se quemen.



Podemos tomarlo en caliente o dejarlo enfriar, de cualquier modo estará bueno. 



Las fotografía de esta bonita seta es de mi amigo lucense Fernando Reguera Nadela, al cual le debo muchas de las fotos de mi perfil en facebook. Sé que esta es una de sus setas favoritas y por ello para él va esta receta. Gracias Fer.






Imprimir artículo