jueves, 23 de octubre de 2014

Guiso de pulpo con Níscalos


 Como buena gallega, el pulpo tiene una gran presencia en mi dieta habitual, si bien he de confesar que la mayoría de las veces lo preparo “a feira”, de vez en cuando me permito probar alguna que otra nueva receta.

Parte de la que os dejo hoy se la he copiado a Alfonso de “Recetas de rechupete”, otro gallego que cocina divinamente, como no podía ser de otra manera, yo he aportado el toque especial que le dan las setas a este plato. Creo que los níscalos son perfectos para esta elaboración ya que es una seta carnosa de sabor potente que aguanta bien la cocción. 





Ingredientes:

Fotografía: Juanjo Martínez
  • Pulpo
  • Níscalos
  • Patatas
  • Cebolla
  • Ajo
  • Pimientos rojo y verde
  • Pimentón dulce
  • Aceite
  • Sal
  • Laurel
  • Agua de cocción del pulpo

 
Elaboración:


1.- Cocemos el pulpo.

2.- En otra cazuela cocemos las patatas enteras y con la piel, aproximadamente quince minutos ya que terminarán de cocinarse con el resto del guiso. una vez cocidas, las pelamos y cortamos en trozos.

3.- Mientras lavamos los níscalos y reservamos.

4.- Cortamos la cebolla, el ajo y los pimientos en juliana.



5.- Ponemos la cebolla y el ajo a pochar en aceite de oliva, cuando comience a tomar color añadimos los pimientos, removemos bien.

6.- Agregamos los níscalos cortados en trozos junto con una cucharadita de pimentón dulce. 



7.- Finalmente añadimos el pulpo cortado en rodajas y las patatas.


8.- Salamos al gusto, vertemos agua de cocción del pulpo, mezclamos bien todos los ingredientes y dejamos cocinar durante cinco minutos.






Imprimir artículo

jueves, 16 de octubre de 2014

Clitopilus prunulus con patatas


Fieles a su cita anual ya están aquí las Clitopilus prunulus, también conocida como chivata, panadera o molinera, el primero de estos nombres, como ya os he comentado, hace alusión a que en el lugar en el que nacen también suelen aparecer Boletus, los otros dos se refieren a su aroma a harina, un aroma inconfundible y que una vez que se siente nunca más se olvida.

Os recuerdo que existen Clitocybes blancos muy tóxicos con los cuales se puede confundir, confusión que como mínimo nos llevaría al hospital. 

Para los que la conocemos bien y consumimos desde hace años es considerada como una de las especies más apreciadas en la cocina, como alternativa podéis usar champiñones cultivados que no son tan sabrosos pero que no nos darán ningún disgusto.



Ingredientes:

  • Setas. Clitopilus prunulus
  • Patatas
  • Jamón
  • Espárragos
  • Azafrán
  • Puerros
  • Caldo de carne
  • Nata líquida
  • Aceite
  • Pimienta
  • Laurel
  • Sal

Elaboración:

1.  Preparamos un caldo de carne con unos huesos de ternera, si es de nuestro agrado podemos poner unas hojas de laurel.

2.  Limpiamos bien las setas con mucho cuidado ya que su fragilidad puede llevarnos a romperlas. Reservamos.

3.  Pelamos y cortamos las patatas en trozos, las cocemos durante diez minutos.

4.  Mientras en una cazuela con un poco de aceite de oliva salteamos el puerro durante unos minutos, a continuación agregamos el jamón cortado en trozos pequeños, las puntas de los espárragos, las patatas escurridas, las setas y el caldo de carne.  Salpimentamos y echamos el azafrán. 

 

5.  Dejamos cocer a fuego lento hasta que vaya reduciendo, añadimos la nata líquida, esperamos a que la salsa se espese y servimos bien caliente.




Una vez más recurro a unos de mis buenos amigos para dejaros una fantástica y didáctica foto de la seta empleada.



Imprimir artículo