sábado, 21 de febrero de 2015

Tallarines de Boletus con almejas


En nuestro país no existe tradición en la elaboración de pasta fresca pero, con un poco de tiempo y paciencia podemos experimentar dando un sabor especial a la harina que utilizaremos.

Aquí os dejo mi propuesta que no podía ser de otra forma es con setas. Animaos a probarlo, el resultado merece la pena.



Ingredientes para la pasta:

  •  200 gr. de harina
  • 75 grs. de harina de Boletus
  • 3 huevos
  •  Sal
  • Aceite

Elaboración:

1.- Mezclamos das dos harinas, una pizca de sal y los huevos, amasamos hasta lograr una masa manejable añadiendo harina si es necesario. Dejamos reposar sobre media hora.


2.- Estiramos la masa pasándola varias veces por el rodillo de la máquina para obtener una tira fina  y manejable.



3.- Hacemos tallarines o espagueti dependiendo de lo  que deseemos, o incluso un poco de ambos. Si no disponemos de máquina para hacer pasta tendremos que recurrir al tradicional rodillo y al cuchillo para hacer tiras finas.



4.- Enharinamos ligeramente y dejamos secar.


Cocemos en agua abundante con sal durante un par de minutos, añadimos una cucharada de aceite de oliva para que no se pegue.

Ingredientes para las almejas:
 

  • Almejas
  • Cebollas
  • Ajos
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco
  • Sal
  • Perejil
Elaboración:

Cortamos la cebolla y los ajos muy menudos. Lo pochamos en una sartén con un poco de aceite de oliva. Agregamos con un poco de harina, dejamos cocinar ligeramente y añadimos las almejas y el vino blanco. Salamos al gusto. Echamos el perejil picado, cocinamos a fuego lento hasta que las almejas se abran.

Presentación:
Servimos la pasta cocida y bien escurrida, colocamos encima las almejas y disfrutamos en buena compañía con un rico vino.
Este tipo de pasta se puede guardar durante algunos días pero recordad que es fresca y como tal se debe consumir lo antes posible.



Imprimir artículo

domingo, 8 de febrero de 2015

Sopa de miso con Enoki


Durante mi viaje a Japón no había día en el que no me tomase un buen cuenco de sopa de miso, a mi regreso no pude resistirme a hacer mi propia versión.

En cada lugar tenían sus pequeñas diferencias y matices,  aunque con una misma base que es el miso, una pasta fermentada hecha a partir de la soja y que podéis encontrar en herbolarios y tiendas especializadas. 

Si no disponéis de Enoki, estoy segura que unos champiñones bien laminados también quedarán perfectos.




Ingredientes:
  • Agua
  • Miso
  • Alga wakame
  • Enoki
  • Puerro

Elaboración:


1.- Hidratamos las algas y las setas, éstas también las podéis usar frescas.

2.- Ponemos un litro de agua a calentar, mientras disolvemos el miso, dos cucharadas,  en una taza con agua tibia.

3.- Escurrimos las algas y las setas, agregamos al agua y dejamos cocer unos minutos.

4.- Apagamos el fuego y añadimos el miso, dejamos reposar.
 
5.- Cortamos un poco de puerro o cebolleta y agregamos a la sopa.


6.- Servimos inmediatamente para que no pierda ninguna de sus propiedades.





Imprimir artículo

viernes, 30 de enero de 2015

Cultivar setas en casa.


¿Quieres cultivar setas en casa de una manera sencilla y sostenible?
Nada más fácil que recurrir a una empresa “Seta´s Pocket” que comercializa packs para que tú mismo seas el artífice y veas cómo ante tus ojos y casi sin darte cuenta se va obrando la maravilla.

Y si tienes hijos o sobrinos, podrás ver sus caritas de asombro ante la transformación y cómo de la nada surge vida. Incluso sería una buena actividad encargarles que los regasen todos los días fomentando la responsabilidad.

Es una empresa que utiliza posos de café que recoge en restaurantes y bares de su localidad para inocular el micelio, usando esta materia como un sustrato. En poco tiempo han creado varios puestos de trabajo, por todo ello, iniciativas de este tipo siempre merecerán mi apoyo y aplauso.

El proceso es de lo más natural y sencillo y si yo, que soy bastante  torpe, lo he logrado, cualquiera podrá. 

Os sorprenderá cuando veáis esos pequeños botoncitos que comienzan a asomar y que en pocas horas se van desarrollando.

Os dejo una pequeña secuencia del desarrollo y evolución, entre algunas fotos no hay más que unas horas de diferencia pero el cambio es asombroso. 








  
Y llegados a este punto, lo único que nos queda es cocinarlas y disfrutar de nuestro cultivo.
Imprimir artículo